Las redes sociales, ¿los hijos bobos de la tecnología?

Por: Carolina Vásquez

En la actualidad, nuestra sociedad se encuentra sumergida en una profunda y acelerada revolución tecnológica que a traído consigo una cantidad de  “atractivos sociales” en la que nos encontramos inmersos por estos tiempos.

En este espacio pretendo dar mi opinión sobre como la relación entre las personas se deteriora cada vez más porque cada día nos empeñamos en ir cambiando las conversaciones cara a cara por los mensajes en Facebook. Hemos hecho a un lado los ratos agradables en familia por conocer las nuevas tendencias que hay en Twitter u otra red social y en estar registrados en cuanto atrayente social es creado.

Si nos ponemos a observar con atención a las personas que se encuentran a nuestro alrededor, podremos darnos cuenta de que muchas están alejadas del mundo real, debido a que su atención se centra en actualizar su estado de Facebook, conseguir más “followers” en Twitter, tomarse fotos frente al espejo para subirlas a Instagram y otras cosas por el estilo.

Si reflexionamos un poco, y a analizamos los comportamientos que solíamos tener, con los que tenemos ahora, nos damos cuenta lo mucho que a influido los avances tecnológicos en nuestras vidas; en tiempos pasados cuando mirábamos a una persona hablando sola, pensábamos “el pobre está loco” y ahora es muy común ver a muchos hablando solos en los carros o cuando van caminando, ya no nos sorprendemos ni pensamos en esos posibles problemas mentales que pudieran tener aquellas personas.

Hace pocos días me encontraba sentada en el parque principal de mi barrio y me puse a detallar detenidamente como la gran mayoría de los ciudadanos, niños, jóvenes, mujeres en embarazo y otras personas, pasaban con sus Smartphone en las manos navegando por internet o conectados a una red social. Es increíble ver como logran no tropezar y seguir el camino correcto.

¿Necesitas un consejo de moda? ¿Quieres hacer dietas? ¿No te quieres perder el resultado del partido de fútbol de tu equipo favorito? Cada día se nos facilita más la vida, por así decirlo, con la gran variedad de opciones que hay, puedo atreverme a decir que existe una aplicación casi para cualquier necesidad, una distracción que nos vuelve la vida más fácil y de cierto modo divertida.

Pero no todo es color de rosa, ya nuestras vidas no son tan privadas, ya nuestra atención se la roba un dispositivo inalámbrico móvil, no manejamos la misma concentración y descuidamos aspectos realmente importantes, y lo peor, vemos como la combinación entre el celular y el volante se ha vuelto una pesadilla para la seguridad vial, han aumentado los accidentes y los conductores multados al ser sorprendidos chateando o recibiendo alguna llamada y manejando al mismo tiempo.

Sí, en mi opinión es importante estar a la vanguardia, estar al día con los privilegios que brinda una época tecnológica como la que estamos viviendo, pero no debemos permitir que esto controle nuestras vidas, no permitamos que nuestras reglas estén impuestas por el consumismo y nos volvamos seres dependientes de la tecnología, no descuidemos el buen hábito de leer un buen libro o revisar el  periódico.

Pero bueno, volvamos a las redes sociales y analizar como ellas en conjunto con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han ido cambiando nuestras vidas, un ejemplo claro y algo curioso es ver como por medio de las redes sociales tenemos la facilidad de conseguir nuevos amigos, encontrar el amor o reencontrarnos con gente del pasado, en otros casos utilizamos estos medios para vigilar a nuestra pareja actual, o peor aún, es utilizado por mujeres psicóticas (me excluyo de ese grupo) para revisar el facebook de sus parejas y “chismosear” todos los mensajes que les han llegado, los que han enviado y las fotos que han subido o en las que los han “taggeado”.

En la mayoría de los casos, estas intromisiones se han hecho con el objetivo de buscar señales de infidelidad para que finalmente aumenten los celos y la desconfianza y en el peor de los casos se dé la ruptura de una larga y/o corta relación. Sin duda las relaciones sentimentales están lejos de ser clásicas y privadas, con el internet los problemas amorosos se vuelven cada vez más comunes y públicos.

Bueno, para ir concluyendo, sólo puedo imaginar nuestras vidas en unos 10 años, acompañados solamente de aparatos mecánicos, trabajando arduamente para caminar de la mano con las nuevas tendencias tecnológicas, y viendo como los “hijos bobos de la tecnología: ̈ Facebook por ejemplo, protagoniza la noticia del mes, mientras que la red del pajarito se convierte en la línea 123.

Leave a Reply